Café, montañas y cultura

Inicio / Paquetes / Café, montañas y cultura

Día 1

Un recorrido por Córdoba, un municipio de la cordillera del Quindío detenido en el tiempo, conocido por su inigualable café especial y por la transformación de la guadua. En el camino hacia Pijao disfrutar de un hervido de frutas en Carniceros, falla geológica dónde se evidencia la fuerza del terremoto del 1999, ahora convertido en un hermoso mirador. Ya en Pijao, pueblo denominado “lento” realizar un recorrido por sus conservadas calles y característica arquitectura en bahareque y luego disfrutar de un almuerzo tradicional y un café en la Tienda el Buen vivir. De regreso a Córdoba un paso por Buenavista, que como su nombre lo dice, cuenta con las mejores panorámicas, aquí una experiencia cafetera llena de sabores y aromas, un Jardín de aromas, para terminar en un encuentro del otro mundo en el cementerio del pueblo. Un recorrido por pueblos patrimonio cultural de la UNESCO.

Ya en Córdoba de regreso, terminar la noche en la Terraza café SoñArte al calor de una fogata mientras se divisa el pueblo y la cordillera para luego descansar en la Reserva Natural en una casa tradicional cafetera o una cabaña de madera.

Día 2

La historia del café y la naturaleza se entrelazan en momentos inolvidables junto al aroma y al sabor del café, los colores de las frutas tropicales, el sonido de las aves de los bosques húmedos y en la compañía de la tradición familiar cafetera en la Reserva Natural SoñArte.

Tiendas de café

Incluye

Desayuno día 2
Almuerzos
Cena
Alojamiento
Transporte
Entradas
Seguro de asistencia

No Incluye

Desayuno día 1
Traslado al y desde el municipio de Córdoba.

Informes y reservas

Soñarte

301 355 4472

Acerca de este paquete

Duración: Fin de semana
Precio: 1.200.000 2 pax
1.245.000 3 pax
1.910.000 4 pax
Ideal para: Familias Grupos de amigos Parejas Personas solas

Recomendaciones

  • Llevar calzado cómodo para el recorrido.
  • Sombrilla para las lluvias y gorro/sombrero.
  • Protector solar y gafas oscuras.
  • Dinero de baja denominación para el pago del transporte público y comprar algunos antojos.
  • Llevar consigo siempre la cámara para inmortalizar inolvidables momentos.